20 de octubre de 2019

Sesión necrológica en memoria del Ilmo. Sr. D. Jorge Roquette Gaona: Discurso del Ilmo. Sr. D. Juan Bartual Pastor


Excmo. Sr. Presidente,
Ilustrísimos Sres. Académicos,
Autoridades,
Querida familia Roquette,
Sras. y Sres.:

Gracias por invitarme a participar en este homenaje póstumo al Ilustrísimo señor Don Jorge Roquette Gaona, Académico que fué de esta Institución y profesor de nuestra Facultad. Y lo haré con el alma desgarrada, roto el corazón y apurando el cáliz de la amargura porque no en vano transcurrieron 36 años desde que Jorge ingresó en 1971 en la Cátedra de ORL hasta mi jubilación. En todo este tiempo soñamos, sufrimos y trabajamos con ilusión  y armonía en el Mora, en el Clínico de Puerto Real y en la consulta privada, formando en ésta un cuarteto armónico con el añorado Manuel Rojas y con Emilia, mi mujer.

La fecunda vida académica del profesor Roquette es un ejemplo de cómo nuestras Instituciones maltratan desde tiempo inmemorial a los universitarios de valía, desaprovechando su contribución al saber y a la sociedad.

Estudió Industriales, adquiriendo una sólida formación en Matemáticas y Física, pero descubrió la Medicina como su verdadera vocación, siguiendo el ejemplo de su padre D. Juan Roquette Ygueravide al que quería y admiraba. Y todavía hoy recuerdo la desolación de Jorge cuando le diagnostiqué a Don Juan un proceso vertiginoso de asiento en el lóbulo temporal derecho, confirmando después el TAC una metástasis cerebral de un melanoma maligno, causa de su final.

Terminó la carrera en 1971 con Premio Extraordinario de Licenciatura. Cursó la especialidad de Otorrinolaringología en la Escuela Profesional de Cádiz, obteniendo el correspondiente título del MEC en Noviembre de 1975. Fué el primero de mis discípulos en sentir la llamada de la docencia y la investigación y desarrolló la Tesis doctoral, superando la escasez de medios y la paupérrima situación de nuestra Cátedra en sus comienzos. Obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado y el Premio Dr. Santiago Fernández Repeto, otorgado a la mejor tesis doctoral por esta sapientísima Institución.

Decidido a emprender una carrera universitaria, comprendió que su formación no podía quedar limitada a lo que nuestra Facultad y yo podíamos ofrecerle y siguiendo mis consejos obtuvo una Beca para Formación de Personal Investigador del MEC, poniendo  en funcionamiento el segundo servicio en España de Audiometría de respuestas evocadas y elaborando los patrones de los registros obtenidos en tres grupos significativos de población: recién nacidos, adultos jóvenes y ancianos, tanto sanos como con distintos tipos de hipoacusia, facilitando enormemente la interpretación de los resultados. Patrones que fueron adoptados por otros departamentos de Audiología de España.

Simultáneamente aprendió alemán en unos meses y obtuvo entre 1972 y 1975 Becas del  Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD)  para formarse en:
  • Investigación electrofisiológica con Trincker en Bochum, 
  • Cirugía avanzada de cuello con Naumann en el  Grosshadern de Munich
  • Investigacion Pisicoacústica de reconocimiento del lenguaje por estímulos táctiles con Zwicker en el Psychoakustisches Institut, Technische Hochschule de Munich, 
  • Implantación de válvulas fonatorias en laringectomizados con Herrman y Craniocorpografia compurerizada con Claussen en Würzburg.


Reincorporado a la Cátedra comenzó su actividad docente y en Julio de 1982 ganó por Concurso-Oposición nacional la plaza de Profesor Adjunto Numerario de ORL con destino en Cádiz y en Febrero de 1984 la Cátedra de ORL de la Universidad del País Vasco. ¡Cuántas horas consumió en  preparar el Temario, en recitarme la Memoria o la lección de Cátedra mientras nuestros hijos jugaban en el jardín vigilados por nuestras esposas!

Su estancia en la Facultad de Lejona fué un verdadero drama; la reiterada negativa de la "Osadiketza" a su vinculación asistencial y las veladas amenazas de la banda criminal ETA le impulsaron a solicitar en Febrero de 1986 la Comisión de Servicio en la Facultad de Cádiz y en Marzo la excedencia. Para reincorporarse de nuevo al Servicio de ORL del H.C. Univ. tuvo que opositar de nuevo a una Plaza Vinculada de Profesor Titular  y Jefe de Sección.

Hasta su jubilación en Octubre de 2017 desempeñó diversos cargos Académicos: Vicedecano de Medicina, Tutor de Residentes del Programa MIR, Director del Servicio Central de Investigación en Ciencias de la Salud y otros. Fué Presidente de la Sociedad Andaluza de ORL, Socio de Número de la Sociedad española de ORL, de la Sociedad Hispano-Alemana de ORL y miembro de esta Real Academia, versando su discurso de recepción sobre "Vejez, Sordera y Civilización. La Presbiacusia en el siglo XXI", una brillantísima puesta al día de este problema médico y social.

Pero todos estos méritos y reconocimientos no fueron gratuitos, sino el fruto de su esfuerzo, dedicación y sacrificios. Publicó artículos en revistas nacionales y extranjeras, colaboró en Ponencias y Monografías y como cofundador de (AGIORL) Asociación Gaditana para la Investigación en Otorrinolaringología propició la organización de Congresos nacionales e internacionales en Cádiz: 
  • II Symposium Ibero-Americano de Otoneurocirugia 1976.
  • III Congreso Mundial de la Neuro- Oto-ophtalmological and Aequilibriometric Society (NES) 1977.-
  • XV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvicofacial (SEORL) 1993. 
  • V Congreso Nacional de Educadores de Sordos 1994.
  • II Congreso de la Sociedad Hispano - Alemana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello 1996.
  • Cursos de Postgraduados de nuestro Servicio sobre Audiología, Equilibriometría, Cirugía mínimamente invasiva con Láser Carbónico, etc.. con cuyos ingresos renovamos y completamos la dotación instrumental del Servicio, introduciendo nuevas técnicas y supliendo el desinterés de la Universidad y el  abandono del SAS. 

Desarrolló el método de registro y valoración de los potenciales evocados auditivos en el conejo; estudió experimentalmente el trauma sonoro en el conejo en función de la intensidad del sonido y del tiempo de exposición, resultados que fueron confirmados años más tarde por Yamamura y cols. y publicados  en los  American Archives of Otolaryngology. También estudiamos   el deterioro auditivo y vestibular en conejos con Hydrops endolinfático y Glaucoma congénitos, biológicamente inducidos, en colaboración con el profesor Alemany. Proyecto de investigación de altura que interesó a muchos laboratorios farmacéuticos, pero que fué abortado por el Decano de aquélla época, de cuyo nombre no quiero acordarme, al dar vacaciones en Agosto sin nuestro conocimiento al cuidador del animalario del Policlínico, muriendo los animales por deshidratación y desnutrición.

Desempeñó un importante papel en la consecución del Colegio Provincial de Sordos de Cádiz, al estudiar "La morbilidad y etiología de la sordomudez en la provincia de Cádiz" que sirvió para justificar la necesidad del colegio. Por ello nadie mejor que él para prologar la Historia del Colegio Provincial de Sordos de Cádiz, editada  generosamente por el Colegio Provincial de Médicos de Cádiz.

Terminaré con una semblanza personal del profesor Roquette. Fué un hombre de inteligencia preclara, imaginación desbordante, extraordinaria capacidad de síntesis, grandes dotes didácticas, aptitud para el dibujo, fino sentido del humor y sólida formación humanística y musical. Armonizaba su pensamiento cartesiano con una fé profunda, heredada de sus antepasados Hugonotes franceses conversos , reflejada en  el "Elogio de la vida sencilla":

Conciencia tranquila y sana
es el tesoro que quiero,
nada pido y nada espero,
para el día de mañana,
Tan solo le pido a Dios,
casa limpia en que albergar,
pan tierno para comer,
un libro para leer
y un Cristo para rezar.

Destacaré su educación exquisita, ética irreprochable, honradez ejemplar y una lealtad absoluta sin renunciar a la crítica cuando discrepaba. En 1988 solicité 6 meses de permiso sin sueldo para preparar las Oposiciones a la Cátedra vacante de la Univ. de Valencia. Al día siguiente le ofrecieron la Jefatura del Servicio; Jorge se negó rotundamente hasta no conocer el resultado de las oposiciones y mi decisión final. Por eso, cuando en Febrero de 1989 renuncié a tomar posesión de la Cátedra de Valencia por las condiciones inasumibles de la Consejería de Sanidad socialista pude reincorporarme gracias a él a mi puesto en el Clínico de Puerto Real.

Este retrato del profesor Roquette, evidentemente personal y subjetivo, coincide con las manifestaciones de compañeros y discípulos enviadas con motivo de su reciente desaparición, llenas de admiración y de cariño. Algunas rezaban así:

1.- Jorge a tu manera, has sido un personaje  excepcional en el sentido más amplio y completo de su definición: persona singular con una forma peculiar de afrontar cualquier situación. En tu caso, con una mezcla equilibrada entre tus  principios  firmes y resistentes al paso del tiempo y los nuevos vientos profesionales y sociales... 
2.-  Persona admirada por sus cualidades y conocimientos, como tú Jorge, respetado por ser un hombre sabio, implacable con lo pedante o lo pretencioso, con una opinión crítica, incisiva y original  que alcanza cualquier aspecto de la vida.
Echaremos de menos tus sesiones divertidas, combinando anécdotas sorprendentes, conocimientos profundos de cualquier materia y sucesos históricos con un verbo fácil y atrevido que agitaba nuestro pensamiento, tu actividad arrolladora  y enérgica con  los pacientes y con las enfermeras en la sala de curas, tu sentimiento de hermandad con aquellos que han venido de lejos, del otro lado del atlántico, durante estos años..., tu emoción  al hablar de tus nietos.
3.- Jorge aunque llegué casi la última, echaré de menos tu mirada de apoyo cuando sabías que la necesitaba, tu prudencia cómplice en situaciones difíciles, tu generosidad en hacer nuestro algo que era sólo tuyo, y como no decirlo, la compañía de tus manos rápidas y precisas, delicadas y firmes.

El profesor Roquette fué siempre mi brazo derecho, mi mayor apoyo en la dirección del servicio y os confieso humildemente que, siendo yo el maestro, le admiré mucho y me sirvió de ejemplo y de estímulo. Por eso, no sólo he perdido un colaborador y amigo; he perdido un hijo modélico.

Sólo Dios sabe por qué la es vida tan injusta, llevándoselo anticipadamente ahora que podía disfrutar de su familia y de un merecido descanso. Si alguien podía recitar con propiedad la letra de "My way", su canción favorita, era precisamente él:

“Y ahora, que el final está cerca y  me enfrento al último telón
lo diré sin rodeos.
He vivido una vida plena, viajé por todos y cada uno de los caminos,
Hice lo que tenía que hacer y llegué al final 
y lo hice a mi manera.
Pues ¿qué es un hombre? ¿qué es lo que ha conseguido?
Si no es a sí mismo, entonces no tiene nada."
Y Jorge lo consiguió por haber sido siempre fiel a sí mismo, a sus principios y estará hoy entre los justos, porque amó a su familia, curó sabiamente al prójimo, enseñó con generosidad y respetó a su maestro.
Descanse en paz

10.10.2019
Prof. Dr. Juan Bartual Pastor

16 de octubre de 2019

Presentación del nuevo libro del Dr. Antonio Pérez Pérez


El Jueves día 17 de octubre, a las 19:30 horas y en el Salón de Actos del Colegio de Médicos (C/ Benjumeda, 7), organizado por la Real Academia de Medicina, tendrá lugar la Presentación del Libro Antonio de Grazia (1815-1872). Gaditano y pionero de la Nefrología española, del Académico Correspondiente y especialista en Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor, Dr. D. Antonio Pérez Pérez, obra editada por la empresa almeriense Grupo Editorial Letrame.

El Dr. Pérez Pérez será presentado por el Académico de Número y especialista en Historia de la Medicina,  Dr. D. Juan R. Cabrera Afonso.

En esta obra se recoge la azarosa vida personal y profesional de este ilustre discípulo del Colegio Nacional de Medicina y Cirugía y de la Facultad de Medicina de Cádiz, uno de los médicos más sobresalientes e influyentes de la Medicina española isabelina que, paradójicamente, estaba prácticamente olvidado en los anales de la Historia de la Medicina. Se trata de un trabajo de investigación -inédito hasta ahora- que sitúa en su justo puesto en el escalafón historiográfico médico español a este médico-cirujano gaditano.

El acto será cerrado por el Presidente de la Academia Dr. D. José Antonio Girón González.

14 de octubre de 2019

Necrológica en memoria del Ilmo. Sr. D. Jorge Roquette Gaona: Discurso del Ilmo. Sr. D. Rafael Comino Delgado


Excmo. Sr. Presidente, Excmas. e Ilmas. autoridades, Ilmos. Sres. académicos, Familiares del Ilmo. Sr. Don Jorge Roquette Gaona (q.e.p.d), Sras. y Sres.

Ante todo, mi agradecimiento a esta Real Institución, a su Excmo. Sr. Presidente y a su Ilmo. Sr. Secretario Perpetuo, por permitirme tomar la palabra en este merecido acto de homenaje a la memoria de nuestro compañero y amigo el profesor don Jorge Roquette.

Mi intervención (discurso) será leída, pues de lo contrario consumiría el doble de tiempo del que dispongo (15-20 minutos), y además correría el riesgo de que algo de lo que quiero decir se me quedase en el tintero. 
Pues en estos momentos resulta difícil encontrar las palabras adecuadas, para expresar un aluvión de recuerdos y sentimientos muy intensos, muy profundos que, al menos yo, tengo y que es necesario ordenar antes de exponerlos.
Hablaré del Prof. Roquette, primero como persona, después como, médico otorrinolaringólogo, compañero en la Facultad de Medicina, en el Hospital Moreno de Mora primero, después en el HUPR y en esta Real Academia. A propósito de ello, también me referiré a un evento  importante como fue mi ingreso en ella, pues el Prof. don Jorge Roquette fue el encargado de contestar mi discurso.

En junio de 1986 llegué a Cádiz, procedente de la universidad de Valladolid, donde era catedrático, para ocupar la cátedra de Obstetricia y Ginecología de esta universidad; en septiembre del mismo año me incorporé al Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Moreno de Mora.
Las circunstancias hicieron que a uno de los primeros profesores del claustro de Medicina, además de a los de mi especialidad, que conocí fuese precisamente al Prof. don Jorge Roquette Gaona. Ya, en la primera conversación que mantuvimos, me pareció una persona excepcional, un gran caballero.  Le extrañó que me hubiese venido de Valladolid a Cádiz, sobre todo teniendo que volver a opositar para ello. Yo le expliqué que había opositado a Cádiz, siendo ya catedrático en Valladolid, porque allí, la situación en el hospital era bastante precaria, pues por motivos políticos (enfrentamiento entre la Facultad de Medicina y el Insalud, tras ganar las elecciones el PSOE 28 de X-1982) los Servicios de Pediatría y Ginecología llevaban cerrados tres años, (solo pasábamos consultas) permitiéndonos a los ginecólogos, tras largas negociaciones, hacer Ginecología, pero no Obstetricia, pues nos abrieron 15 camas para poder hospitalizar a pacientes ginecológicas, y a los pediatras ni eso, solo podían pasar consultas pero no hospitalizar. 
Él me contó que había ganado por oposición, de las de antes, de las que se hacían en Madrid, la cátedra del País Vasco, pero que allí su situación no era nada buena, por razones también políticas, pero de otro orden, y ampliamente conocidas, que no es necesario recordar, de todas formas que fueron expuestas por el profesor don Juan Bartual en la nota necrológica que escribió al día siguiente de su fallecimiento (10-VII-2019), y renunció a la plaza, para volverse a Cádiz, donde tuvo que opositar a la plaza de Prof. Titular vinculada a una de Jefe de Sección en el Hospital.
  
Sus modales, su amabilidad, su exquisita educación y respeto me cautivaron. 
Después, como es lógico, cada vez tuve más contacto con él en el hospital y en la Facultad. Frecuentemente hablábamos de muy diversos temas, de sus aficiones, entre ellas la música clásica a la que también soy aficionado, los Toros, mi principal afición, que él también compartía. 
Me contó que en sus antecedentes familiares había habido unos picadores, y que un gran crítico taurino de los años 50-60 del siglo pasado, don José Maria Gaona, escribía bajo el pseudónimo de “Tío Caniyitas”, era su tío. Efectivamente había nacido en Cádiz, pero vivió en Córdoba, y del cual se dice en la colección “Sabios del Toreo”, que entre los de su época destacaba por el ingenio, la prosa y el verso.

Era don Jorge Roquette una persona muy inteligente, cordial, educada, respetuosa con todo el mundo. Muy moderado y equilibrado en sus palabras y en sus hechos. Podríamos decir que era un hombre con clase, con categoría, con mucho Compas. La palabra Compas se emplea frecuentemente con varias acepciones, entre otras para referirse a aquellas personas que nunca pierden la compostura, que saben salir airosas de cualquier situación, que saben estar, “es el saber estar”. Un hombre, qué en su modo de ser, de hablar, expresaba sentido común, templanza y armonía.
Recuerdo muy bien sus intervenciones en las Juntas Facultativas del Hospital, y también en esta Real Academia, en las que solía hablar poco. Era persona más bien de poco hablar. Desde luego siempre he pensado que el “secreto del éxito está en hablar poco, escuchar mucho y hacer mucho más”; también siempre se ha dicho que “hay quien solo habla porque tiene algo que decir, y otros que hablan simplemente  porque quieren decir algo”. Y siguiendo con los adagios, el sabio, filósofo griego Tales de Mileto pensaba que “muchas palabras nunca indican mucha sabiduría”. Bueno pues el Prof. don Jorge Roquette no era, como dijimos, de muchas palabras, hablaba poco, escuchaba mucho y hacía mucho más, y desde luego hablaba solo cuando tenía algo que decir”. Es más, yo añadiría que cuando tenía “algo importante” que decir, pues lo poco que hablaba era muy medido, muy justo y muy acertado. Cuando pedía la palabra todos, instintivamente, prestábamos mucha atención porque, solía empezar haciendo un resumen muy sucinto de lo expuesto hasta el momento, y luego emitía su parecer, generalmente acertado, claro y equilibrado. Don Jorge siempre solía estar en razón.
Era un hombre de una sólida cultura, de una profunda formación ética, moral y religiosa. De profundas convicciones. En muchas  ocasiones hablamos de temas  morales, y pronto me di cuenta de su solidez, de la enorme bondad que almacenaba en su alma, preocupado siempre por buscar la verdad, la justicia, la equidad. Un hombre íntegro donde los hubiese. Una de las personas más importantes, pero importantes de verdad, que he conocido en mí ya larga vida.
Don Jorge Roquette Gaona tenía tres cualidades, que entiendo hacen a una persona superior a la mayoría de los mortales, y esas son, eran, en él: a) Grandeza de espíritu, b) Lealtad de corazón (un hombre leal, integro; si alguien lo duda que le pregunten a don Juan Bartual, y en general a todo el que le haya conocido) y c) Humildad de alma. Era muy humilde. En su discurso de contestación al mío, que antes he mencionado, dijo exactamente: 
“Agradezco el honor de haber sido designado para hacer el discurso de contestación… porque nada puede agradar más que hacerlo para el compañero de Universidad, de fatigas hospitalarias y además amigo que es para mí Rafael Comino. Un único pero es, sin embargo, reconocer que él merecería de otros con mayor autoridad de la que yo tengo, que es bien poca, mejores palabras que las que yo hoy pueda dedicarle”.
¡Donde quiera que estés, Jorge, aquel día te lo dije, y hoy te lo repito, aquí públicamente, tus méritos, tu autoridad eran más que sobrados, y para mí fue un inmenso honor que tú lo hicieras!
En resumidas cuentas, el Prof. don Jorge Roquette Gaona era, ante todo, como persona, como hombre, un CABALLERO, un SEÑOR, en el más amplio sentido de la palabra, un hombre 10, y luego después de Caballero, era médico, pero primero un CABALLERO, médico otorrinolaringólogo y de los muy buenos, no solo por sus conocimientos clínicos, científicos, sino también por su forma de tratar a los pacientes, de relacionarse con ellos; les transmitía seguridad, esperanza, tranquilidad. De su consulta los pacientes salían muy reconfortados.
Desde siempre he oído decir que, “Dios suele llevarse a los mejores muy pronto” y en el Prof. don Jorge Roquette esto se ha cumplido.

II) Como profesional, solo puedo decir que era uno de los grandes de nuestra Facultad de Medicina, de nuestra Universidad, uno de los grandes de la OTR en España. En cualquier parte de España le conocían. Cuando uno hablaba del Prof. Roquette, en otras universidades u hospitales, por ejemplo en la Facultad de Medicina de Navarra, lugar al que voy con frecuencia, en Madrid, Granada, Córdoba, Barcelona, pongo por ejemplos, pues fueron lugares donde por una u otra razón salió su nombre a colación delante de mí, conversando con compañeros otorrinos, siempre percibí que hablaban de él con admiración y respeto.
Le pedí multitud de favores para que viese a amigos, familiares y a mi mismo, pues padezco, como el 25% de los que nos dedicamos a la docencia, una faringitis crónica, y con cierta frecuencia acudía a él. Siempre me atendía, a mí y a todo el mundo, con gran presteza y amabilidad. Pocas personas del Hospital o Facultad de Medicina habrá que no le pidieran alguna vez un favor. En varias ocasiones le pedí favores para que viese a toreros, gremio en el que tengo numerosos amigos, y como Jorge era bastante aficionado al Toreo, pues lo primero que hacía era informarse bien de quien era la persona, el paciente, y cuando llegaban se dirigía a ellos por su nombre de pila y dos apellidos, lo cual les causaba impacto, y después me comentaban, ¡Hay que ver se sabía mis apellidos! ¡Este hombre, además de muy buen médico, es muy buen aficionado!
En fin, tengo innumerables recuerdos de don Jorge, el profesional, que me llevaría mucho tiempo exponer, incluso muy brevemente, y en todos aparece como un muy Buen Médico clínico, científico, docente e investigador, que transmitía seguridad y confianza, como antes dijimos. 
El último recuerdo que me queda, en el aspecto medico se lo contaré a Uds. muy resumidamente: Yo, como les he dicho, padezco una faringitis crónica, y la solución es, beber mucho cuando se habla y aprender a convivir con ella. Pero un par de años después de jubilarme me apareció una cierta disfonía, esporádica, especialmente en invierno. Aquello me preocupó más o menos y recurrí a él. Me vio y dijo que era funcional, que fuera al logopeda, que no tenía nada que ver con la faringitis. Así lo hice y a veces mejoraba y otras volvía a estar lo mismo. Me hicieron varias pruebas, y siempre todo era normal. Pero como no desaparecía, cuando estaba en un momento más agudo, quizás le molesté en exceso, y un día me dijo: ¡No le des más vueltas, Rafael, lo tuyo es un problema de tensión, te pones tenso! Yo no lo comprendí y le dije, pero como voy a estar tenso si muchas veces estoy solo en casa, en el despacho, tranquilo y tengo la disfonía. Bueno, pues aunque tú no lo percibas estas tenso. Me resultó difícil admitirlo, pero lo cierto y verdad es que finalmente, un día, que estaba en momento álgido, fui a verle pero ya se había jubilado, y me vio la Dra. Porras, me hicieron una Estroboscopia, y me dijo lo mismo que me había dicho don Jorge, aconsejándome logopedia, con la suerte de que la logopeda, me recomendó hacer ejercicios de relajación de los músculos del cuello (ya me lo habían recomendado antes pero no lo tomé muy en serio) todos los días, y eso ha sido lo único que me ha mejorado. Luego el Prof. don Jorge Roquette una vez más llevaba razón. 
Por todo ello y, en conclusión, como profesor, como médico, como clínico, como científico, en general, era también un grande, un hombre 10, reconocido, admirado, querido y respectado por los pacientes, los alumnos y, lo que es más difícil, por los compañeros.

III) Quiero referirme a algo muy importante, de gran valor para mí, y es que cuando ingresé en esta Real Institución, él fue el encargado de contestar mi discurso, e hizo uno precioso, por su forma y su contenido, con la elegancia y brillantez que siempre le caracterizaron, basándose naturalmente en su gran sensibilidad y vasta cultura. Una joya literaria que conservo con gran cariño.
Supo relacionar la Obstetricia-Ginecología y la Otorrinolaringología con gran habilidad y conocimientos, aportando varias citas históricas adecuadas al momento. Se daba la coincidencia de que una de mis líneas de investigación ha sido la Menopausia, y el Prof. Roquette también prestó a este tema, o etapa de la vida de la mujer, especial atención desde el punto de vista Otorrinolaringológico. Lo conocía bien. Hasta citó los trabajos de los antropólogos O´Connell y Hawkes de la universidad de Utah, en la tribu africana de Hadza (Kenia y Tanzania), y la Teoría o Hipótesis de “La Abuela” que propusieron en 1999, según la cual, “En la mujer, su vida se prolonga muchos años, tras cesar su capacidad fértil (más de un tercio de toda la vida la vive en postmenopausia, pues la esperanza de vida de las mujeres en España es de unos 86 años), cosa que no ocurre en otras especies animales, y ello con el fin de desempeñar un papel fundamental ayudando a las hijas a criar su prole, lo que hace más eficaz  el proceso reproductivo. En nuestros días, y en nuestra cultura ocurre algo parecido, que ha dado lugar a la aparición del llamado “Síndrome de la abuela esclava”, ampliamente conocido por los médicos de familia, pues ven muchas abuelas con este síndrome (ansiedad, estrés, depresión, insomnio, cansancio, etc.)

Conocida mi afición a la Tauromaquia, y siendo él muy buen aficionado, en su discurso, introdujo muchos términos taurinos, pero de forma sutil, muy oportuna, de tal manera que fue desarrollando el discurso en tercios como se desarrolla la lidia, y resultó, al menos para mí, muy bello. 
Empezó por citar a Salvador Sánchez Povedano “Frascuelo”, granadino como yo, y grandioso torero, de la segundad mitad del  siglo XIX, para comparar, en importancia, mi labor en la O-G con la que el torero hiciera en los ruedos. Después dijo exactamente, “en el fondo del alma de Rafael Comino anida un duende torero, y posiblemente también en la mía, aunque no pase de subalterno”. En un momento de su intervención llegó a decir, sin desentonar, lo más mínimo, del solemne acto académico: “Pues nada maestro va por Vd”. Acabó el discurso diciendo “Hoy se abre para ti una puerta grande”, término, como es sabido, muy taurino. 
En fin, un discurso propio de él, pleno de gentileza, de distinción, y hasta de gracia, muy bien documentado, que siempre llevaré en mi recuerdo y en mi corazón.

IV) Tengo que terminar y quiero hacerlo  tratando de expresar, muy brevemente, lo que ha sido y significado para mí, el profesor  Roquette, como  compañero y amigo, durante más de 30 años. Y lo haré diciendo: 
1) En primer lugar, que el haber conocido al Prof. don Jorge Roquette me ha enriquecido muchísimo, como persona. Me encantaba hablar con él de cualquier tema, pues de todo sabia, y hablaba con sentido común, conocimiento de causa y gran mesura. Tenía la principal virtud de los grandes conversadores, y es la de “escuchar más que hablar”.
2) En segundo lugar, que doy gracias a Dios por haberle conocido y haber disfrutado de su amistad y sabiduría.
3) En tercer lugar, que su esposa (ahora su viuda), sus hijos, sus nietos, su familia en general, pueden y deben estar orgullosos de él, porque ha pasado por el mundo dejando una estela de bondad, de bien hacer y hacer el bien, de señorío, de caballerosidad, que ha marcado para siempre a todo aquel que hemos tenido el privilegio de conocerle.
4) En cuarto lugar, que su ida, me ha dolido mucho, me ha dolido en lo más profundo del alma, me ha dejado un gran vacío, como compañero de la universidad, del hospital, de la Real Academia, y, sobre todo, como amigo, un vacío imposible de rellenar, mientras viva. Le doy gracias por haberme distinguido con su amistad tantos años, y por tanto como aprendí de él.
5) Finalmente, y en quinto lugar, quiero terminar dirigiéndome a él directamente, pues sé que me estará escuchando, o creo que nos estará viendo y escuchando: ¡Amigo Jorge, voy a emplear un término taurino, parecido al que tú empleaste para terminar aquel discurso! “El día que te fuiste se abrió para ti la puerta grande del cielo, la puerta grande más importante de todas. Se abrió para que entraras, y ahí te quedaras para siempre”.

¡Hasta cuando Dios quiera amigo!  No te quepa duda de que el día que yo deje este mundo lo primero que hará mi espíritu, cuando llegue a esa vida, en la que ya está el tuyo, será buscarte y darte un fuerte abrazo. Abrazo espiritual naturalmente, porque ya no tendremos cuerpo.

Rafael Comino Delgado

13 de octubre de 2019

Necrológica en memoria del Ilmo. Sr. D. Jorge Roquette Gaona: Discurso del Excmo. Sr. D. José Antonio Girón, Presidente de la Academia

Excmos. e Ilmos. Sres.
Queridos miembros de la familia de nuestro compañero el Ilmo. Sr. D. Jorge Roquette Gaona.
Señores:

Una sesión necrológica es pesarosa por definición. En el caso concreto de este Presidente, al pesar de cualquier sesión de este tipo se le une la pena por la pérdida de una persona a la que admiraba profundamente, tanto por su saber, como por su saber estar o por su decir.

De cualquier modo, mi misión como Presidente no debe ser sólo la de expresar mi aflicción, sino la de relatar la vida en la Academia de D. Jorge Roquette.

Ingresó en nuestra Corporación el 26 de noviembre de 2009 a propuesta de los Excmos. e Ilmos. Srs. Drs. Gómez Sánchez, Cabrera Afonso y Navarro Arévalo, siendo Presidente el Dr. Vilches Troya. Sucedió en la Plaza de ORL de nuestra Academia a D. Manuel Otero y Gómez Quintero. Decía el Dr. Roquette: “Vengo a sucederle, pero Dios me libre decir que vengo a sustituirle”. Reflejan una de las características de nuestro Académico, la modestia, en la que luego profundizaré.

Su discurso para la recepción pública llevó por título “Vejez, Sordera y Civilización. La presbiacusia en el siglo XXI”. El discurso incluyó ciencia médica, historia, sentido común, expresión de respeto por aquellos a los que consideraba maestros suyos, a la cabeza el Dr Bartual, y, por qué no decirlo, sentido de la adivinación, de las posibilidades que en el futuro se presentarían para la prevención y tratamiento de la presbiacusia
.
En su epílogo, el Dr. Roquette mencionaba que estaría sumamente complacido de que el discurso hubiera servido para conocer algo más de la presbiacusia y no menos le gustaría que hubiera servido para conocerle un poco. En mi caso concreto, me hizo admirarle.

Tras aquel primer discurso como Académico de Número han ocurrido otros. Entre ellos quiero recalcar cuatro de ellos. En primer lugar, el discurso de contestación al Dr. Comino, con motivo de la entrada de este último en la Academia. Han oído ustedes al propio Dr. Comino hablar de su compañero de corporación.

En segundo lugar, el discurso de presentación de la Académica de Mérito Dña. Eulalia Porras el 14 de mayo de 2015. Con una elegancia digna de admiración, el Dr Roquette la apadrinó para ingreso en esta Academia y la presentó de un modo exquisito, alabando desde sus orígenes en Mérida, de ahí su nombre, hasta la trayectoria profesional seguida. Muestra del respeto y admiración de la Dra. Porras hacia el Dr. Roquette son las palabras enviadas a este Presidente ante la imposibilidad para acudir a este acto. 
“Hoy igual que todos los días desde que no está, los sentimientos y pensamientos que rodean su ausencia son difícilmente expresables. Las palabras de Vicente Verdú hablaran por mí.
“Yo he visto que la muerte de por sí no es la apropiada categoría que corresponde a la gente que se quiere mucho. Más ajustada que la muerte es para ellos la desaparición. La evanescente y perdurable desaparición. En estos momentos lejos de haberlos perdido, los veo difundirse cotidianamente en la máxima amplitud. No están tangibles y parlanchines dando sus consejos, sino que viajan dentro de un vastísimo lugar alrededor, donde su silencio es el efecto de su extensión magnífica.
Tras haber vivido con ellos, la memoria de los mejores se ensancha y el tiempo perfecciona ese contacto como un aura cada vez más dulce”.
El tercer discurso que quiero resaltar es el que pronunció en la Sesión Necrológica de D. José Gómez Sánchez. Decía del Dr. Gómez y hoy digo yo de Jorge Roquette: “Él mismo pertenecía por derecho propio a la élite intelectual; representaba la dignidad de un profesor universitario tanto formal como conceptualmente. Si su discurso mental, sus virtudes docentes y su conversación imponían, su figura y porte no lo hacían en menor grado”. Y entre esas virtudes, y comienzo con ello aquéllas que les quisiera desgranar, figura el ejercicio de la libertad individual e independencia y de la dignidad de las instituciones a las que servía, la Real Academia de Medicina y Cirugía en lugar sobresaliente.

El cuarto de estos discursos fue la Lección Magistral que pronunció en la apertura del Curso Académico 2017. En ella se intercalaban gran parte de las características de Jorge Roquette como hombre, como médico, como especialista en Otorrinolaringología, como Profesor de Medicina y como Académico, y que citaré a continuación de modo más o menos literal. Se titulaba “NOTAS Y PAPELES MÉDICOS”: Notas por Partituras musicales y Papeles por Personajes o Caracteres; nos habló en suma de “Médicos en la Ópera”. Enunció ya en el prólogo una necesidad que debe acompañar a todo otorrinolaringólogo; afirmaba que “en (su) especialidad o se venera la música (y él lo hacía) y singularmente la voz humana cantada o no se llega a poseer del todo el título”.

He seleccionado las siguientes citas que nos dan una visión certera del Dr Roquette:

1. En primer lugar y basándose en la asistencia pseudomédica que ocurre en la ópera Cosi Fan Tutte, indicaba: “Los clínicos puros y genuinos, entre los que me gustaría contarme, saben bien la utilidad de las anamnesis médicas verdaderamente eficaces”.

2. Como nota al margen de otra ópera, Don Pasquale, daba unos consejos a los médicos, que él mismo practicaba:
Respeten las confidencias de los pacientes, médicas o de cualquier tipo.
No confraternicen ni compadreen con ellos. Se juegan el respeto a sí y a toda la profesión.
No den consejos fuera del ámbito de su experiencia y profesionalidad.
Intenten satisfacer principalmente los intereses del paciente, no lo suyos propios.

3. En tercer lugar, el humanismo cristiano, una de las facetas más destacadas en la personalidad del Dr. Roquette, junto a la valentía para manifestarla: Un médico precisa “gestos de cristiana caridad y conmiseración. Ser capaz de conmoverse ante el sufrimiento ajeno”.

4.Cuarto, la conciencia de sus limitaciones. Nicolás de Cusa, filósofo alemán del siglo XV, ya propuso el concepto, "De docta ignorantia", que no consiste en disimularla, sino en ser consciente de ella. Saber simplemente los límites del conocimiento. La práctica clínica del médico debe inspirarse en esta idea, en la prudencia, la humildad y no creer que siempre tendremos una respuesta a las preguntas de los pacientes.

5. La importancia de la indumentaria. Relataba, al hilo del comentario de la Traviata, la recepción que tuvo, con ocasión de una visita médica, por aviso domiciliario del seguro, allá por los años 70: 
“En una vivienda de un corralón del barrio de la Viña, con puertas permanentemente abiertas al barandal del patio, un pillete mocoso, al verme plantado delante de su "partidito", y no me refiero a juego alguno, avisó: "Mamá aquí hay un señor". Su madre, al oírle, salió de la habitación del fondo y lo corrigió: "Niño, que no es un señor, que es el médico". La interpretación pueden hacerla Vds. al alza o a la baja como estimen oportuno. El niño aunque pobre era educado, hoy día en vez de señor te dicen hombre y el malentendido aún puede ser mayor. Claro que en aquél entonces la corbata y la chaqueta eran nuestro uniforme de trabajo y el aspecto no era el mismo que el de ahora”.

El Dr Roquette se refería con alguna frecuencia a las virtudes y pecados capitales. Avisaba contra estos últimos. Comentaba por ejemplo que el principal pecado capital que se nos atribuye a los médicos es la soberbia. Volviendo a la Lección Magistral anterior, traducía un canto del Dr. Krautmann, de la ópera “Doktor und Apotheker”, que decía:
Un doctor es para mi honor
¡el hombre más importante de la nación!
pues ¿quién aparte de él es tan útil y beneficioso?
ni siquiera los gobernantes
que solo sirven para proyectar, consultar,
hacer informes, controlar, condenar, exequiar.

Tras la Soberbia el pecado capital más común en la clase médica es la Envidia, que se manifiesta en el espíritu de contradicción, la disparidad de criterio y la descalificación entre colegas, descrita asimismo en la ópera “L´Amore medico”.

Y entre las virtudes destacaba por encima del resto la Modestia. En cierta medida también la he destacado con anterioridad. Decía el Dr. Roquette que “con la modestia sucede exactamente lo mismo que con la presbiacusia. Ambas llevan un curso vital paralelo; ocasionalmente la modestia se puede presentar de forma precoz, pero no es sino a partir de los 40 años cuando comienza por lo general a dar sus manifestaciones”.

El Dr Roquette Gaona finalizó su discurso de ingreso con un poema que resume muchas de las características que poseía como Académico y como hombre:
Ni voy de la gloria en pos
ni torpe ambición me afana
y al nacer cada mañana
tan solo le pido a Dios
casa limpia que albergar,
pan tierno para comer,
un libro para leer
y un Cristo para rezar.

Descanse en paz.


J.A. Girón
10 de Octubre de 2019

12 de octubre de 2019

Presentación de un nuevo libro del Dr. D. Antonio Pérez Pérez

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz
y
el Excmo. Colegio Oficial de Médicos de Cádiz

tienen el honor de invitarles a la Sesión Pública que tendrá lugar
el próximo jueves, 17 de octubre, a las 19:30 horas,
en el Salón de Actos del Excmo. Colegio Oficial de Médicos
(calle Benjumeda, 7 - Cádiz)
para la presentación del libro

"Antonio de Grazia (1815-1872).
Gaditano y pionero de la Nefrología Española"

cuyo autor es el Ilmo. Sr. D. Antonio Pérez Pérez
Académico Correspondiente
y
Especialista en Anestesiología y Rehabilitación

El autor será presentado por el
Ilmo. Sr. D. Juan Rafael Cabrera Afonso
Académico de Número
y Secretario General Perpetuo


4 de octubre de 2019

Sesión Necrológica en memoria del Dr. Roquette Gaona

El próximo jueves, 10 de octubre, a las 19:30 horas, en el Salón de Actos del Excmo. Colegio Oficial de Médicos (calle Benjumeda, 7) tendrá lugar la Sesión Necrológica en memoria del Ilmo. Sr. D. Jorge Roquette Gaona (1947-2019), organizada por esta Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz junto al Ilmo. Sr. Decano y Junta de la Facultad de Medicina de Cádiz, como Académico de Número y Catedrático de Otorrinolaringología de la Facultad que ha sido nuestro querido y recordado Dr. Roquette.

Intervendrán:

Ilmo. Sr. D. Juan Bartual Pastor
Ilmo. Sr. D. Rafael Comino Delgado
Ilmo. Sr. D. José Vilches Troya
Ilmo. Sr. D. Antonio Lorenzo Peñuelas
Excmo. Sr. D. José Antonio Girón González


Antes, a las 18:30 horas, se celebrará Misa Funeral en la Iglesia de la Conversión de San Pablo (calle Ancha)




11 de julio de 2019

Fallecimiento del Dr. Roquette

Lamentamos comunicar la muerte de nuestro compañero y amigo, Ilmo. Sr. D. Jorge Roquette Gaona, Académico de Número y Especialista en Otorrinolaringología.

El velatorio tiene lugar en el tanatorio Servisa, de Cádiz. La misa será mañana viernes a las 13 horas.

Descanse en paz.

10 de junio de 2019

Clausura del Curso Académico y Conferencia del Dr. Almenara Barrios


El Excmo. Sr. Presidente y Junta de Gobierno de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz tienen el honor de invitarles a la Sesión Solemne de Clausura del Curso y Conferencia del

Ilmo. Sr. D. José Almenara Barrios 
Académico de Número y Tesorero que versará sobre:

El Precursor de la Bioestadística Moderna en España: 
Marcelino Pascua Martínez (1897-1977)

Clausurará el Acto el Excmo. Sr. D. José Antonio Girón González 
Académico de Número y Presidente

El Acto tendrá lugar el jueves, 13 de junio del 2019, a las 19:30 horas
en el Salón de Grados de la Facultad de Medicina de Cádiz.

Académicos de Número: Traje oscuro o Uniforme y Medalla

20 de mayo de 2019

Reunión Científica en la que intervendrán los doctores Cano García y Márquez Rodríguez



EL EXCMO. SR. PRESIDENTE Y JUNTA DE GOBIERNO
DE LA 
REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE CÁDIZ

tienen el honor de invitarles a la Reunión Científica que tendrá lugar el jueves 23 de mayo, a las 19:30 horas, en el Salón de Grados de la Facultad de Medicina, en la que intervendrán:

D. Francisco Javier Cano García
Premio IN MEMORIAM, JUAN ROF CARBALLO (2018) 
sobre el tema

Riesgo psicosocial en el trabajo

y

 D. Carlos Miguel Márquez Rodríguez
Premio IN MEMORIAM, PROF. OROZCO ACUAVIVA (2018)
sobre el tema

Origen Histórico de la Reanimación



En dicho acto les será entregado el Título de Académico Correspondiente.


7 de mayo de 2019

Recepción como Académico Correspondiente de Mérito de la Dra. Dª Pilar Martínez García


EL EXCMO. SR. PRESIDENTE Y JUNTA DE GOBIERNO
DE LA
REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE CADIZ

tienen el honor de invitarles  a la Sesión Pública que tendrá lugar el jueves 9 de mayo, a las 19:30 horas, en el Salón de Actos del Excmo. Colegio Oficial de Médicos (calle Benjumeda 7), para la Recepción como Académico Correspondiente de Mérito de la:

ILMA. SRA. Dª. PILAR MARTÍNEZ GARCÍA
Doctora en Medicina y Especialista en Medicina Intensiva


Cuyo Discurso de Ingreso versará sobre

50 Años de Medicina Intensiva: ¿Qué hemos aprendido?

Será presentada por el 
ILMO. SR. D. MIGUEL ÁNGEL VIZCAYA ROJAS
Académico de Número y Vicepresidente

Clausura del Acto por el Presidente de la Academia
EXCMO. SR. D. JOSÉ ANTONIO GIRÓN GONZÁLEZ